Sin duda si vives en España estás al día de la fuerte subida en los precios de las viviendas en alquiler. Sobre todo en las grandes ciudades como Madrid y Barcelona. Hasta el punto de que el alquiler mensual llega a superar con creces el sueldo medio de los españoles.

En este escenario es normal que la gente que tiene algo de capacidad económica se plantee la posibilidad de comprar un inmueble para sacarle rentabilidad por medio del alquiler. Sin embrago, ¿esto siempre es factible? Desde Inversiones Inmobiliarias AIO vamos a explicarte cómo saber si la compra de un inmueble resulta rentable. ¿Te gustaría saber más sobre este tema? En ese caso, continúa con la lectura.

¿La compra de un inmueble resulta rentable siempre?

Por desgracia la respuesta es no. La compra de un inmueble no resulta rentable siempre. Depende de ciertos factores que permiten sacar provecho de la inversión. Muchas personas creen que comprar a bajo coste es el único objetivo a cumplir para obtener una buena rentabilidad. Sin embargo esto no es así. Hay otros factores que resultan determinantes. Veamos cuáles son.

Comparar, comparar y comparar

Antes de comprar es necesario realizar un estudio previo de los inmuebles de la zona que nos interesa. Revisar calidades, precios, saber a qué importen se alquilan, etcétera. Hay que buscar por todos los lados: en agencias inmobiliarias, en páginas web de internet… etcétera. Al realizar este estudio podremos saber el precio real de la zona y no pagar más por menos. Ojo con los falsos chollos. Hay zonas en las que se vende muy barato porque se trata de áreas conflictivas. Para sacar rentabilidad por medio del inmueble hay que evitar este tipo de espacios.

Saber el precio real de venta

Aunque un inmueble aparezca a un precio es bastante frecuente poder conseguir una rebaja. Sobre todo si hablamos del mercado de segunda mano. Los notarios disponen de estudios veraces sobre el precio al que se cierran las ventas. En general, según estos expertos el importe puede abaratarse hasta un 20 % respecto al precio de salida. No lo olvides.

Calcular la rentabilidad real

Ahora que ya sabes el precio al que puedes adquirir la vivienda es el momento de calcular la rentabilidad real del inmueble. A no ser que obtengas una rentabilidad mínima del 5 % anual la inversión no merecerá la pena. ¿Cómo averiguar estos datos? Fácil, solo tienes que hacer lo siguiente:

  • Estudiar el precio al que podríamos poner en alquiler la vivienda que nos interesa. Para ello lo mejor es acudir a una agencia o bien colgar en internet una oferta. Imaginemos que vamos a obtener unos beneficios de 11.000 € al año.
  • Restar los gastos que implica un piso. Como el IBIU, la comunidad, etcétera. Estos suelen suponer unos 1.000 € de gastos al año.
  • Para obtener una rentabilidad del 5 % como mínimo tendríamos que pagar un máximo de 200.000 € por esta vivienda. En este importe hay que incluir Incluyendo todos los gastos (notarios, IVA o TIP, gestoría, hipoteca, etcétera). El precio de la vivienda en este caso no debe de superar los 180.000 €. No hay que olvidar que los impuestos encarecen alrededor de un 10 % el precio de venta y que el resto de gastos asociados son aproximadamente otro 10 %.
  • Tener clara cuál es la rentabilidad anual. Para ello tendremos que dividir los 10.000 € que ingresaremos al año, una vez restados los gastos, al precio que hemos pagado por la vivienda.

No perder de vista el esfuerzo económico que supone la compra

No todo el mundo tiene la capacidad económica de realizar una inversión de 200.000 €. Para saber si podemos permitirnos esta inversión hay que dividir el importe total que vamos a pagar por el inmueble por nuestro sueldo bruto anual. Con esta cuenta averiguaremos cuántos años tardaremos en amortizar la compra y comenzar a generar beneficios. Tampoco hay que olvidar que la rentabilidad no siempre será la misma. Tenlo presente cuando hagas cuentas.