Si tienes algo de dinero ahorrado estamos seguros de que estarás pensando diferentes alternativas en las que invertirlo. Mantenerlo parado en tu cuenta corriente no servirá más que para que se devalúe. Pero, ¿qué tipo de inversión te gustaría realizar? ¿Has pensado alguna vez en la inversión inmobiliaria? En este artículo vamos a ofrecerte algunas razones por las cuales invertir en inmuebles puede resultar muy atractivo para ti. ¿Te gustaría conocerlas? En ese caso, sigue leyendo.

Razones por las que invertir en inmuebles

Sin duda España es uno de los países con mayor costumbre a la hora de invertir en inmuebles. A pesar de la burbuja inmobiliaria es un sector en el que se sigue confiando. Seguro que tus padres te han dicho más de una vez que compres una casa si quieres sacar rentabilidad a tus ahorros. Sin embargo este tipo de inversiones no es para tomarlas a broma. Implica muchos gastos aunque también puede ofrecer interesantes beneficios. Sin duda las principales razones que llevan a invertir en inmuebles son sin duda las siguientes:

Se trata de activos que a todos nos suenan

España es uno de los países con más propietarios de ladrillo que hay. Invertir en activos inmobiliarios parece que forma parte de nuestro ADN. Son muchos los que a lo largo de los años se han decantado por comprar un inmueble y sacarle más beneficio a través de su alquiler. Conociendo la zona y averiguando cuál es la renta media por alquiler de la misma es fácil hacer un cálculo aproximado de las ganancias que podríamos obtener. Esto hace que sean muchos los que se decanten por este tipo de inversiones.

Son activos físicos

A diferencia de lo que sucede con Bolsa al invertir en inmuebles estamos adquiriendo un activo físico que podemos ver e incluso utilizar y disfrutar llegado el caso. Puede que te parezca una tontería a primera vista, pero lo cierto es que esta es una de las razones más poderosas por las que la gente invierte en ladrillo.

Ofrecen más opciones de rentabilidad a través del alquiler

Si quieres generar ingresos pasivos no hay nada mejor que disponer de una vivienda en alquiler. Si has hecho bien los deberes y has comprado un inmueble en un lugar adecuado con un precio de alquiler interesante, cada año sacarás beneficios de tu inversión. Y podrás amortizar mucho antes el importe que has pagado por ella.

Su valor se mantiene relativamente estable en el tiempo

Puede que tras la burbuja inmobiliaria esto puede parecer difícil de creer. Pero es cierto. A diferencia de la volatilidad de los mercados, los inmuebles suelen tener un valor mucho más estable en el tiempo. Aunque puede darse el caso de que el valor caiga lo hará de forma menos acelerada que la Bolsa.

Si vas a invertir en inmuebles no has de olvidar las posibles desventajas

Está claro que a la hora de invertir en inmuebles no es oro todo lo que reluce. De acuerdo que podemos obtener interesantes ganancias con los inmuebles pero lograrlo implica una inversión elevada. Si no dispones de suficiente capital como para que la hipoteca no sea excesivamente cara no deberías meterte en este tipo de inversiones. Además

  • Has de invertir todo tu capital a una única carta. Las inversiones inmobiliarias implican tener que invertir todos nuestros ahorros a una sola mano. Esto puede ser muy peligroso pues la mejor manera de protegernos de decisiones fallidas es tener una cartera de inversiones bien diversificada. De esta forma podremos compensar las pérdidas con las ganancias de otras inversiones.
  • Tardarás bastante en recuperar la inversión inicial. Si crees que vas a necesitar el dinero a invertir más pronto que tarde es mejor que no inviertas en inmuebles. Incluso por medio del alquiler recuperar la inversión inicial te llevará bastante tiempo. Además, si necesitas liquidez inmediata por desgracia no podrás deshacerte de tu inmueble tan rápido como te gustaría. A no ser que malvendas y no siempre de esta manera lograrás tu objetivo.
  • Conlleva una serie de gastos. Desde los impuestos por la compra, pasando por la declaración de la renta y por los impuestos que deberás de pagar año tras año. Como el IBI o el de basuras.

Como puedes ver se trata de un decisión que hay que repasar con calma.